martes, marzo 17, 2009

Un mundo sin periódicos, un mundo de corrupción

Los diarios metropolitanos han dejado de ser los intermediarios entre los negiocios locales y el público. Uno ya no necesita comprar un periódico para buscar trabajo o un apartamento en alquiler. Este papel como intermediarios permitía a los periódicos subsidiar la producción de periodismo de calidad. Los periódicos eran más independientes de las influencias del mercado o la política cuanta mayor era su base de lectores y anunciantes. Internet ha acabado con la función intermediadora de los periódicos en sus respectivos mercados locales, erosionando la base financiera que garantizaba la independencia periodística. Hasta la fecha, Internet no ha sido capaz de ofrecer suficiente rentabilidad económica como para producir periodismo de calidad. Por lo tanto, un mundo sin periódicos será un mundo sin periodismo de servicio público. Sin perros guardianes olfateando, nos espera un imparable aumento de la corrupción política a todos los niveles.

Este es el principal argumento del artículo “Goodbye to the Age of Newspapers (Hello to a New Era of Corruption)” del sociólogo de la Universidad de Princeton Paul Starr, publicado en la revista The New Republic, en su edición del 4 de marzo de 2009 (págs. 28-35).

El artículo está disponible en formato PDF en la web del propio Profesor Starr.

Technorati Tags: , , , , , , , , , , .