jueves, junio 07, 2007

Cuando la prensa falla

When the Press Fails: Political Power and the News Media from Iraq to Katrina, el nuevo libro de Lance Bennet, Regina Lawrence y Steven Livingston, ilustra su portada con la famosa imagen del presidente Bush celebrando su “misión cumplida” a bordo del portaaviones Lincoln, hace ahora cuatro años. Los autores se preguntan por qué la prensa, a sabiendas de la naturaleza propagandística del evento, se limitó a hacer de caja de resonancia. Y concluyen, según leemos en un adelanto editorial, que gran parte del mal está en la vieja objetividad periodística.

Bennet y coautores fijan su atención en el suceso de las torturas de Abu Ghraib. A pesar de la incesante reproducción de las vergonzosas imágenes tomadas por los propios soldados estadounidenses, la prensa cayó presa del marco interpretativo (framing) favorecido por la Administración Bush. El escándalo, sostienen los investigadores, se consideró una anomalía provocada por sujetos de baja catadura moral, en lugar de una histórica decisión oficial de distanciarse radicalmente de las convenciones y leyes contra la tortura a los prisioneros de guerra.

Uno de los factores que influyeron en la casi servil cobertura periodística de la guerra fue, según los autores, la falta de una auténtica oposición por parte de los demócratas. Las reglas de la objetividad impiden a los periodistas mostrar a iniciativa propia su visión crítica sobre los actos de la Administración, so pena de ser tachados de tendenciosos (y de perder una futura entrevista exclusiva con un miembro del Gobierno). La única salida que tienen los informadores es reproducir las declaraciones de las autoridades. En un contexto de exaltación patriótica y miedo al disenso en tiempo de guerra, los periodistas no encontraron voces críticas entre las elites demócratas a las que dar eco. La prensa nunca ejerce su labor de perro guardián en solitario, sostienen Bennet y compañía. Necesita de la oposición para airear visiones contrarias a las del Gobierno.

Bennet, Lawrence y Livingston sugieren “reemplazar la fallida norma de la objetividad por el simple compromiso de mirar hacia dónde se dirige el rastro de las pruebas en una historia. Gran parte de las pruebas en los años de guerra de Bush estaban a primera vista. Lo que ocurre es que el juicio de demasiadas empresas periodísticas estaba oscurecido por su proximidad y deferencia al poder."

Las conclusiones de los autores parecen sostenerse en los resultados de un trabajo empírico que ha incluído análisis de contenido y de marcos interpretativos, a juzgar por el índice disponible en la web de la University of Chicago Press, la editora del libro.

Vía: Pressthink.

Technorati tags: , , , , , , , .

3 comentarios:

Lazarillo dijo...

Me ha interesado tu bitácora y me limito a comincártelo desde el aire que respiro en la mía.

Lazarillo dijo...

Diario del Aire

Øttinger dijo...

Interesante libro. Gracias por la propuesta, queda apuntado y a la espera.